sábado, 9 de julio de 2016

Nota introductoria al libro "Velocidad", de Jaime Rodríguez

(Nota para el libro "Velocidad", de Jaime Rodríguez, publicado por GatoJurel Ediciones)


Nota Introductoria

Es muy grato para mí escribir esta nota introductoria al libro “Velocidad”, de Jaime Rodríguez, publicada por GatoJurel Ediciones. En los dos relatos que leerán a continuación, se encontrarán con un registro urbano y en algunos momentos realista, pero muy alejado de lo que hoy se entiende por esos términos. Jaime nos introduce en un mundo marginal, en el cuento que le da título a este breve libro, pero sin los típicos giros y lenguaje “naturalista” que hoy abunda en el cine chileno y en las teleseries, por ejemplo, donde la caricatura gruesa y la jerga supuestamente flaite impregna los diálogos y las actuaciones, sonando falso y vacío, mirado desde lejos por el “artista sensible” que hace una especie de turismo social en las cloacas de la ciudad. Aquí son personajes de verdad, que se mueven en los márgenes de la realidad vivencial de los segmentos populares. Y siempre buscando un escape, una grieta por donde salir de una precariedad  aplastante, quizás gracias a unas raudas zapatillas que hacen casi volar al protagonista de uno de estos cuentos.

Y en “Informe de Administración”, otra vez nos topamos con algunos personajes que se mueven al filo de la marginalidad, y otro al filo de la cordura. Aquí un simple informe de la administración de un conjunto de edificios, y las empresas ligadas a sus labores habituales, romperá los límites del aburrimiento tan típico de estos documentos grises que uno jamás leería completo, para transitar hacia los terrenos de una historia surrealista, casi dadaísta, con mucho humor, pero que ocurre en los típicos ambientes sociales de una ciudad chilena, y donde hay un conejo casi sacado de una de las aventuras maravillosas de la Alicia de Lewis Carroll, que invita con su sola presencia a uno de los protagonistas a preguntarse por su salud mental y física, y al lector por el tipo de registro realista donde pensaba estar cómodamente instalado leyendo, sin complicarse con una historia que lo invita a seguir atentamente y sin parpadear el desarrollo de los acontecimientos.

De muestra, un botón:

Personal de Mantención de la empresa “ 
”, cuyo nombre, como se puede ver, he colocado en wordart para que los malhablados, los peladores inmundos del Mauricio y del Chingao, cuando vean el presente Informe, comprueben con sus propios ojos, mirando en la pantalla, que sí me manejo en las otras funciones del programa “Word”, y que no ando pegándole a las teclas así no más, a tontas y locas, como me lo reprochan esos dos energúmenos.


Bueno, sin más vueltas ni preámbulos, los dejó para que disfruten los relatos del escritor Jaime Rodríguez.

Yo por mi parte espero leer pronto más narraciones de él.

Miguel Acevedo



Jaime Rodríguez

2 comentarios:

  1. Otra letra clara y precisa cual bala al ojo. Miguel, gracias por la palabra. GatoCarlos.

    ResponderEliminar
  2. Se agradece el comentario, estimados Gatos Jurelones.
    Ustedes siempre son bienvenidos aquí.

    ResponderEliminar

Batman, el caballero luminoso (y kitsch)

Yo nunca tuve que decir "soy Batman" Adam West En los años 60, ocurrió un verdadero fenómeno de masas de la cultura p...