viernes, 25 de septiembre de 2015

Mi Primer Fin de Mundo

“¡Temblor!... ¡Terremoto!… ¡Mentira!”
De un viejo chiste

Hace poco, tras el terremoto de 8,4 grados registrado en la IV región de Chile, el 16 de septiembre pasado, en las noticias repetidas hasta la saturación sobre el sismo por la tele, una señora afirmaba que pensaba que era el “Fin del Mundo”. Y como no figurarse algo así, en medio de un sismo que bota las paredes de las casas, y  tras el cual suenan las alarmas de un maremoto. En esos momentos pueden emerger los temores más profundos, y por instantes nublar la conciencia. Y ese relato me trajo a la memoria antiguos recuerdos y sensaciones, también invocadas por la seguidilla de réplicas, algunas bastante fuertes. Así que les contaré un poco de mi ambiente mental de fines de los 70 e inicios de los 80, partiendo de la base de que puede tener algún interés.

A fines de la década de 1970, en los diarios de circulación nacional como La Tercera, se difundían notas sobre las predicciones del astrónomo chileno Carlos Muñoz Ferrada. Muñoz Ferrada defendía la tesis de la Geodinámica. Es decir, para él, los sismos no son provocados por el movimiento de las placas tectónicas (choque de la placa de Nazca con la Sudamericana), sino por fuerzas de atracción gravitacionales, que relacionan al océano, la atmósfera, las explosiones solares y los terremotos. Para este investigador, que tuvo el tremendo acierto de haber predicho el terremoto de Chillán de 1939, toda la humanidad iba hacia un apocalipsis final, por culpa del planeta Hercólubus (o el Planeta X), gigantesco cuerpo astral rojo que vaga por el espacio como un cometa, y que viene en curso de colisión con la Tierra, evento final que será precedido de terremotos globales y eclipses solares. En los diarios de fines de los 70, Muñoz Ferrada se explayaba sobre sus teorías, diciendo que el fin de los tiempos sería hacia el año 2000 ó 2001, fijando incluso fechas exactas de un holocausto planetario que nunca ocurrió (1).
Muñoz Ferrada

Recuerdo que esas noticias me inquietaban sobre manera, pero las leía con morbosa fascinación cuando caían en mis manos (en mi casa, mi padre y mi abuelo compraban infaltablemente el diario, y mis abuelos maternos, en la población La Victoria, también, aunque allá generalmente terminaba sirviendo para envolver cosas).

Luego, por esa misma época, un especial (poco serio) de televisión nos impactó mucho a mí y mis amigos, anunciando que se avecinaba “La era de Acuario”, un alineamiento planetario que traería cataclísmicas consecuencias para la Tierra. Recuerdo como con mi amigo Mario, a veces andando en bicicleta conversábamos sobre estas predicciones, que tenían como fatal fecha el año 1982. Por ese entonces yo no sabía que La era de Acuario era algo totalmente distinto, una visión de hermandad y apertura espiritual, de vida en comunidad, tan cara a las visiones hippies de los años 60 y 70.

Y en 1982, adivinen… no pasó nada.

Hasta que llegamos al domingo  3 de marzo de 1985. Esa tarde, con mi familia veíamos una película de artes marciales en la televisión, nada menos que de Chuck Norris. Comenzó el movimiento y lo tomamos a broma, ya que hacía rato que se vivía un enjambre sísmico en la zona central del país. Estábamos juntos mi mamá, mi papá, mi hermano René y Héctor, un amigo del liceo. En su pieza, estaba mi abuelo. Entonces el temblor se fue transformando en un fuerte terremoto, de 7,8 grados. Con mi hermano y el Héctor salimos a la calle, y las casas y los postes se remecían como nunca antes lo había visto. La gente salía asustada, y se cayeron algunas paredes. El saldo nacional fue de casi 180 muertos. Las réplicas duraron semanas con variada intensidad. Recuerdo como con mi compañero de curso de esos años, Guillermo Calvillo, recorríamos las casas y departamentos de nuestros amigos para preguntarles como estaban, y las interminables conversaciones y paseos con mi hermano y mis amigos José Manuel, José Luis, Mario y Pedro, otro miembro de la pandilla de mi adolescencia (a quien en esa época llamábamos Gastón, y no tengo la menor idea de por qué). Guillermo andaba con un ánimo particularmente pesimista, ya que su familia vivió el sismo en San Antonio, donde la destrucción fue tremenda.




Muñoz Ferrada, desde su casa y observatorio en Villa Alemana, volvió a la carga, con sus oscuras y poéticas alusiones al planeta-cometa o al Sol negro, y explicando los sismos en la zona central frente a la V región de Valparaíso, planteando esto desde antes de 1985, por la existencia de los volcanes submarinos  Oroya y el Layod, información que ha sido desmentida por la Armada. Pero lo que nos marcó a muchas personas por esa época, fue una fuerte réplica al terremoto (que algunos señalan que fue un fenómeno de distinto origen), el 8 de abril de 1985, superior a 7 grados.  Esa réplica la vivimos en la casa de Mario, junto a su abuela y un amigo de ese tiempo, que creo que se llamaba Patricio.

Y aquí entra a escena la Virgen de Villa Alemana.

En 1983 comenzaron las grandes protestas populares contra la dictadura militar de Pinochet. Y ese mismo año, un joven marginal, Miguel Angel Poblete, llamado vidente por la prensa, empezó a ver visiones de la Virgen María, en Peñablanca, Villa Alemana. La gente iba en masa a ver las apariciones, incluso en buses pagados por las municipalidades fascistas de comunas de Santiago (no olvidemos que en ese tiempo, los alcaldes eran designados por la dictadura, no había ni siquiera elecciones para juntas de vecinos). Tras el terremoto del 85, arreciaron nuevamente las apariciones divinas, pero hacía rato que las revistas de oposición al régimen, llamaban a la Virgen de Villa Alemana, la Virgen con bototos. La jerarquía de la iglesia católica se distanció del fenómeno de Peñablanca, siendo públicamente incrédula al respecto.

Y se supone que la Virgen predijo el fuerte sismo del 8 de abril, contando hasta con un programa de radio para difundir la sicosis colectiva, y anunciando que se venía un terremoto apocalíptico, que se hundiría el país, y que para salvarse los creyentes debían poner en la puerta de su casa, una imagen de un antiguo símbolo cristiano, un pez, ictus. Alguien en mi casa colocó el dichoso símbolo. Mi estado de ánimo no podía ser más negro, yo creo que cuasi depresivo. Pero el tiempo pasó y no ocurrió el apocalipsis, y conversando y protestando en la calle contra la dictadura (yo lo hacía casi en forma lúdica a esa edad, aún no tomaba conciencia de la seriedad de la lucha), se fue disipando la nube oscura. Las visiones y las payasadas de Miguel Angel duraron hasta 1988, cuando se acabaron las apariciones de Villa Alemana.

No olvidemos ni por un momento que en marzo y abril de 1985, el país estaba en pleno estado de sitio, desde noviembre de 1984 (2), y habían ocurrido crímenes atroces ejecutados por los agentes del Estado, como el secuestro y posterior degollamiento de los comunistas Nattino, Parada y Guerrero, o el asesinato de dos jóvenes militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), en la Villa Francia, Eduardo y Rafael Vergara Toledo, ejecutados por la policía. Y en 1986, cuando las fuerzas más combativas de la izquierda llamaban a la sublevación nacional y al alzamiento popular en el “año decisivo” contra el gobierno, apareció en los cielos el cometa Halley y su estela, bello fenómeno espacial que era prácticamente invisible desde Chile. Nuevamente intentaron levantar cabeza los agoreros del fin de los días, pero esa ya es otra historia.

En los años 90, ingresé a estudiar en el querido Pedagógico (rebautizado como UMCE por la dictadura y los democráticos nuevos tiempos). Y uno de mis profesores, Eusebio Flores, quien se enorgullecía de que por su influencia nuestro departamento se llamaba Departamento de Historia y Geografía,  nos entusiasmó con un viaje de estudio a Villa Alemana, a conocer la casa de Muñoz Ferrada y sus aparatos sismológicos hechos por él mismo. Pero nunca fuimos para allá, por falta de financiamiento institucional, y quizá falta de interés de los propios alumnos. Así que nunca conocí en persona al profeta de las tormentas cósmicas de mi niñez.

En esa década, nunca tomé en serio las profecías sobre el año 2000 y su final de mundo. Y luego en los años 2000, no le di mayor importancia a los aciagos pronósticos de un cataclismo mundial el año 2012, aunque los devastadores terremotos y tsunamis de 2010 en Chile (de 8,8°) y 2011 en Japón, de 9 grados (3), me dieron bastante que pensar. Pero me he mantenido firme, lejos de las predicciones apocalípticas de embusteros, charlatanes y profetas de tercera categoría, que tienen su nicho y su tonto público cautivo, desde la televisión y la internet.

Miguel Acevedo M.

Quiero dedicar estos párrafos, a mi querido profesor Eusebio Flores, a quien llamábamos cariñosamente “Tevito”, quién murió hace pocos días atrás. Dejaste una huella en mí y en toda la gente que te recuerda.

profesor Eusebio Flores


Notas:

1) Muñoz Ferrada murió el año 2001, más o menos en el mismo marco cronológico en que predijo su catástrofe planetaria. Debo decir que cada vez que leo sobre él, me hace evocar las teorías de la paraciencia o seudo ciencia, o lo que los norteamericanos llaman ciencia “fringe”, y uno de cuyos mayores exponentes fue el autor Charles Fort, tan caro a Lovecraft y a varios integrantes de su círculo, autor de “El Libro de los Condenados”. También los fenómenos de este tipo están muy bien retratados en la notable serie de televisión Fringe, de J. J. Abrams, protagonizada por la bella Anna Torv, Joshua Jackson, John Noble y el legendario Leonard Nimoy.

2) en 1985, Ricardo García era el ministro del Interior, y Francisco Javier Cuadra, el ministro secretario general de gobierno. Estudios periodísticos han señalado a Cuadra como uno de los impulsores del montaje mediático de la virgen de Villa Alemana. Para una visión crítica y general de la situación del país en esos meses, escrita al calor de los acontecimientos, se puede consultar la revista “Análisis”, o la revista “Apsi”.


3) los grados anotados en este texto para los sismos, corresponden a la escala de richter.

11 comentarios:

  1. ¡Primero, antes que Aquel Que No Debe Ser Nombrado! ¡No lo puedo creer! Oremos: Nag'roth Nyarlatothep, forgun Chtulh ta'kroj ne da.

    A mí también cuando niño me preocupaban un poco estas estupideces del fin del mundo, sin embargo, rápidamente me fui dando cuenta de que eran puras tonteras. Ahora simplemente me río con todas esas predicciones del 2000, 2012, Rapture, Apocalipsis Zombie, Planeta X, alineaciones tontas y demases.

    Ahora que me acuerdo, ¿a Muñoz Ferrada no lo acusaron de pedofilia?

    La vida hay que vivirla sin miedo, con optimismo y esperanza, pensando que podemos construir un futuro mejor. Lamentablemente, nunca faltarán los agoreros de turno.

    Saludos.

    P.D.: Gracias por mencionar a la feucha de Anna Torv :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo, felicidades por ser el primero en comentar jajajaja. Te cuento que no hice ninguna alusión a las acusaciones contra Muñoz Ferrada, no por esquivar el tema, sino porque no encontré nada al respecto, y no quise señalar al voleo acusaciones de naturaleza tan grave.
      Si, muchos cuando niños y adolescentes tuvimos nuestros temores al choque planetario, el terremoto final o la invasión masiva de los little ponies, pero lo patético es seguir con la misma idiotez ya de adulto, y más encima ayudando a los mercenarios a sueldo del apocalipsis!!
      Un abrazo... y veo que eres otro de los fans de Anna ;)

      Eliminar
  2. ¡Pero qué maravilloso texto tuyo! Hace buen tiempo ya que no leía por acá algo de tu autoría tan inspirado, siendo que además no sabes cuánto he disfrutado de esta entrada, porque además me trae tantos recuerdos. Tengo muy fresco en la memoria "mi primer terremoto" y no puedo olvidar un pensamiento que se me vino rápido a la cabeza apenas comenzó: "Hasta aquí me llegó la vida" me dije en aquel entonces, con una tranquilidad que hoy en día me asombra (en esos días aún no cumplía una década de vida). Por cierto, muchos de los datos apocalípticos que aquí mencionas los ignoraba, así que gracias por educarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimado amigo, gracias por tu comentario. Estas hablando del terremoto del 85, no?... Pues te cuento que mi primer terremoto fue el de 1971. Se me cayó el carnet pesado, pero aclaro que era un niño pequeño, que todavía no iba al colegio.
      Aprovechando el tema "apocalíptico" de esta entrada, te recomiendo el "Libro de los Condenados" de Charles Fort, de un punto de vista literario y como curiosidad editorial. Fort además escribió cuentos fantásticos, y hasta un relato situado en la Antártida (!), pero nada de eso está traducido al castellano, hasta donde sé.

      Eliminar
    2. Claro, me refiero al del 85 y en cuanto al libro que mencionas, me lo has recomendado varias veces y ya me has convencido de comprármelo y leerlo.

      Eliminar
  3. Cuando pequeño llegué a tres síntesis respecto del fin del mundo:
    a) Desde que empezó el mundo que dicen que se va a acabar, así que no debo preocuparme por algo en lo que no tengo nada que hacer.
    b) El fin del mundo es igual al fin de tu mundo, es decir, cuando te mueres.
    c) Desde la fe que profeso, el fin del mundo es un florecimiento, una meta,como quien dice, el fin de la carrera, y luego vienen las premiaciones, así que no se trata de "acabo de mundo" sino de "plenitud de mundo".
    Desde entonces me preocupo más por cruzar la calle que por lo agoreros de siempre.
    Muy bueno tu post, me hizo recordar muchas cosas de mi primer terremoto el que también viví en la calle ¡Fue genial ver cómo la gente salía de sus casas gritando y se agarraba al primer árbol que encontraban!
    Sobre el último movimiento telúrico vivido en Santiago, recuerdo que estaba la leyenda urbana que decía que fue Piñera quien abría provocado este movimiento ya que pertenecía a un grupo de dominación mundial que poseía una máquina que provocaba los terremotos en cualquier parte del mundo. Incluso en youtube está el vídeo de dicha máquina ¡Ay que ver!

    ResponderEliminar
  4. Mi estimado astarajael, me gustaron mucho las conclusiones a las que llegaste cuando pequeño.
    Para el terremoto del 85, vi gente que salía corriendo por la calle (una pésima idea en medio de un sismo), y perdían el equilibrio, rodando por el suelo.
    Y con respecto al tan nombrado proyecto Haarp, nada que decir.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. yo también viví el terremoto del 71...!

    ResponderEliminar
  6. Por este canal me acabo de enterar de la muerte de un grande de la Geografía tan poco citado y apreciado en Chile; pero tan estudiado y apreciado en el extranjero, definitivamente Eusebio Flores no fue apóstol entre los suyo, pero querido en otras latitudes, espero de corazón que Dios lo tenga en su misericordia y que se haga justicia con un grande de la geografía.
    Con respecto al otro tema, sin comentarios sobre esos "chantas" de la televisión de entretención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sardaukar, lamento que por este escrito te hayas enterado de la muerte de "Tevito", el profesor Eusebio, el educador. No sabes cómo me afectó su partida, de la que también me enteré por internet, por facebook más encima. Pero queda la alegría y el orgullo de haber sido su alumno, sus alumnos, mejor dicho. Y haber estudiado geografía con unos de los grandes.
      Saludos para ti.

      Eliminar
  7. Si nos queda el orgullo de haber sido sus alumnos

    ResponderEliminar

Stand de GatoJurel en la Furia del Libro.

Próxima Furia del Libro, del 30 de noviembre al 3 de diciembre, en el GAM. Estaré presente en el stand de GatoJurel Ediciones, con l...