sábado, 29 de junio de 2013

Sobre Richard Matheson


Ha muerto Richard Matheson, uno de los escritores norteamericanos de ciencia ficción y fantasía más destacados e influyentes del siglo XX. Más que hablar de su muerte, quiero hablar de su obra (“más que hablarle de cómo murió, quiero hablarle de cómo vivió”, dice el protagonista de “El último samurai”,  casi al final de esa tremenda película). Y para reseñar la obra de Matheson, los dejo con este texto de mi querido amigo Elwin Álvarez, publicado en su blog (http://elcubildelciclope.blogspot.com/2012/05/maestros-del-horror-3-dance-of-dead.html)

Richard Matheson es de esos autores que han creado escuela y que se han convertido para los artistas que le siguieron en fuente de inspiración, como de devoción; de este modo en numerosas obras, ya sean literarias, como cinematográficas, televisivas, cómics y hasta videojuegos, se le ha rendido tributo por sus numerosos aportes a la narrativa de terror, fantasía y de ciencia ficción; es así como autores tales como Stephen King y Robert McCammon y Chris Carter, el guionista creador de series emblemáticas como X-Files Millenium no han vacilado a la hora de testimoniar sus deudas artísticas con este maestro.
    La obra de Matheson se caracteriza porque sus personajes son seres normales enfrentados a situaciones extraordinarias y que en medio de sus aventuras/desventuras descubren al héroe oculto que hay dentro de ellos.  A su vez a través de sus historias, tanto las más pavorosas, como las de ciencia ficción, gusta de abordar las grandes problemáticas de la humanidad, con un lirismo que lo asemeja mucho al de otros expertos del género como lo son Ray Bradbury y Theodore Sturgeon.  Este escritor demuestra así una gran sensibilidad, creando personajes y ficciones verosímiles, pese a la naturaleza increíble de sus historias; puesto que además posee la característica de ir más allá de contar una narración entretenida: se preocupa de tratar en sus escritos los dilemas como la intolerancia, la naturaleza del miedo, la fragilidad humana, la soledad, el destino y otras temáticas en profundidad.
    Pese a sus largos años de trayectoria, desde comienzos de la década del cincuenta, sus obras no son tantas como se esperaría de un talento como el suyo, si bien ha escrito novelas y cuentos que hoy en día son considerados verdaderos clásicos.  Sus tres novelas más importantes son Soy Leyenda y de la cual ya se han hecho tres adaptaciones cinematográficas, siendo que ninguna de ellas fue capaz de hacerle un favor al texto original, considerando que además ha sido descaradamente copiada y fue el libro que inspiró a George Romero para su también clásica película La Noche de los Muertos Vivientes (1968).  Sus otras obras más memorables, son El Hombre Menguante  (publicada en 1956 y llevada al cine al año siguiente) y En Algún Lugar del Tiempo (libro de 1975 y filme de 1980), libros de los cuales él mismo se encargó de hacer el guión para sus correspondientes adaptaciones cinematográficas y las cuales tuvieron por ello mejor resultado que las versiones de su novela sobre el vampirismo.  Igual se puede mencionar como otro de sus libros más destacados su novela de terror La Casa Infernal y que fue para el ya mencionado Stephen King la fuente para escribir su guión original para la miniserie Rose Red(2002).  Existen otras dos adaptaciones para el cine de su obra que tuvieron excelente crítica y realmente le hicieron honor a su pluma: la aterradora obra sobre fantasmas Stir of Echoes, que data de 1958 y cuya excelente versión cinematográfica se hizo en 1999, conociéndose por acá como Ecos Mortales; la otra cinta es Más Allá de los Sueños (novela de 1978 y adaptación de 1998).  Existe otro filme basado en su obra, que si bien a mi humilde parecer es bastante efectivo y recomendable, para muchos no fue de su agrado y hasta resultó un fracaso: La Caja (2009), basado en uno de sus tantos cuentos y que ya había sido adaptado para la versión ochentera del clásico programa  La Dimensión Desconocida


    Mención aparte merece su libro Soy Leyenda (1954), donde por primera vez se aborda el tema del vampirismo desde el punto de vista de la ciencia ficción.  En la novela, su protagonista es supuestamente el único ser humano en un mundo poblado por estas criaturas de la noche/mutantes, de modo que el tema de la supervivencia se suma a la idea de que la normalidad es algo relativo y que todo depende del punto de vista desde donde se miren las cosas; a su vez esta obra posee uno de los finales más memorables en la historia de la literatura, el cual le da el verdadero sentido a su sugerente título.  La relevancia e interés que despertó este libro entre sus lectores, permitió que aparte de las desastrosas versiones cinematográficas, existiese una versión en cómic y hace unos pocos años atrás numerosos escritores del género le hiciesen su mayor homenaje al autor con la antología Él es Leyenda, donde escritores tales como Stephen King y su hijo Joe Hill, Whitley Strieber, William F. Nolan, John Shirley, F. Paul Wilson y otros (además de ser prologados por un autor tan importante como Rampsey Campbell) escribieron numerosos cuentos ambientados y/o relacionados con varias de las ficciones de su autoría.



     Aparte de su labor en guionizar él mismo para el cine sus obras ya mencionadas, destaca su trabajo en la mítica serie de televisión La Dimensión Desconocida y donde muchos de los capítulos más memorables se le deben a su haber (luego uno de estos episodios volvería a adaptarse esta vez para la pantalla grande en la película que revisitó algunos de estos capítulos, siendo el de Matheson Pesadilla a 20.000 pies).  A su vez el primer largometraje hecho por Steven Spielberg, si bien para la televisión, Duelo (1971), también contó con su colaboración como guionista, igualmente basado en un cuento suyo (como dato extra, este cuento original inspiró uno de los relatos de la antología Él es Leyenda ya mencionado y que fue escrito por Stephen King y su hijo también autor, Joe Hill, historia que recientemente tuvo su adaptación al cómic por el chileno Nelson Dániel).


Sólo quiero agregar aquí que el propio Matheson participó en el guión de El último hombre sobre la Tierra, la versión cinematográfica italiana de “Soy Leyenda” (protagonizada por el legendario Vincent Price), con  el seudónimo de "Logan Swanson".

De las versiones fílmicas de esta novela, debo confesar que la que más me gusta es “El Hombre Omega”, con Charlton Heston, quizá debido al nostálgico recuerdo de haberla visto por primera vez con mis padres y mi hermano, en una lejana noche de televisión en casa, a fines de los años 70.



Post data: sobre una nota publicada en el diario La Tercera





No deja de ser destacable que se haya escrito una nota para difundir la noticia de la muerte de este autor, pero hay que dejar bien claro una cosa: “Soy Leyenda” no es una novela sobre zombies, es una novela sobre vampiros.

3 comentarios:

  1. Muchas gracias, amigo, por citarme en tu nota en honor al gran Richard Matheson. Como tú pretendo escribir algo dedicado a él y creo lo tendré justo para el 1° de julio (¡Y pensar que el año pasado por estas fechas perdimos a Ray Bradbury!).

    ResponderEliminar
  2. http://williamfnolan.jasunni.com/2013/07/17/le-dicen-poesia-sobre-richard-matheson/

    ResponderEliminar
  3. "Ha desaparecido un grande del género. Muy recomendables sus guiones para "THe Twilight Zone". Junto con los de Charles Beaumont, los mejores de la serie. Ahora se encuentra definitivamente en esa "dimensión desconocida" que tan inquietantemente supo describir."
    (comentario publicado por Angel en la página blogs El Pais)

    ResponderEliminar

Lanzamiento del poemario Ishango

Lanzamiento del poemario Ishango, libro de Rubén Silva, junto a Pablo Ramírez (GatoJurel ediciones) y yo. En la FLIA, Feria del Libro Inde...