domingo, 11 de noviembre de 2012

Un nuevo Amanecer


Hace ya tres años que murió mi padre. Su vida, tan preciada para mí, mi madre, mi hermano, mi compañera y varios amigos y familiares, se apagó en unos pocos meses. Y hoy lo quiero recordar compartiendo con ustedes este breve texto escrito por él. No tiene fecha, pero claramente es de fines de la dictadura militar.
Lo transcribí tal cual, incluso con algunas faltas de ortografía. No voy a estar corrigiendo a mi padre a esta altura de la vida.
M. A.

Un nuevo Amanecer

Hoy he despertado, como tantas veces a lo largo del tiempo.
Me miro a la cara, estoy solo con mi conciencia, quiero pensar, pensando estoy.
He pasado esta etapa de mi vida, como la he pasado. No recuerdo el dolor, lo recuerdo.
El amanecer ya viene, todo el dolor de estos años seran en vanos, perdón por mi ignorancia.
Estoy aquí sin un rasguño, sera cierto. Ya no soy el mismo de hace 16 años.
Leo, veo, escucho. Sera todo en vano. Tanto dolor, lágrimas de madre, miceria humana, caidas, levantarse otra vez. Quien piensa otra vez.
Solo con mi pensamiento, divago por el ser humano. Tanto dolor, tanta miseria. Oh perdon al Universo. Los verdugos, los ignorantes, los indiferente, los sabios, los calculadores, los ambiciosos, los torturados, los desaparecido, los que pensaron, los impensados, los responsables, los irresponsables, a todos ellos os digo;
Se acerca el amanecer; estoy pensando, tanto dolor, perdon a la Humanidad, perdon.
Atte.
          Rene Acevedo R.
          Santiago.



4 comentarios:

  1. Muchas gracias, amigo Miguel, por compartir este emotivo pedazo de tu historia familiar. En realidad me habría gustado mucho conocer a tu padre, que sé fue un gran hombre y le debemos a él la maravillosa persona que eres.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras,estimado amigo.

    ResponderEliminar
  3. Un escrito con mucha profundidad. Me remitió a todas aquellas noches que, por otros dolores quizás, me pillo el amanecer. Es cierto lo que dice Elwin, debió ser un gran hombre para tener hijos como ustedes, especialmente como tú. Un abrazo gigante, mi siempre querido amigo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus palabras, mi siempre querida amiga. Tu blog se ve muy prometedor.

    ResponderEliminar

Batman, el caballero luminoso (y kitsch)

Yo nunca tuve que decir "soy Batman" Adam West En los años 60, ocurrió un verdadero fenómeno de masas de la cultura p...