domingo, 24 de abril de 2011

El Vendedor de Espejos



versión 1
Te veo frágil, escaneo tus miles de arrugas sin piedad en un segundo. Y pienso "Vendedor de espejos". Mi risa aflora chocando con tus ridículos artefactos de realidades. Y en ese momento me veo reflejado, el espanto recorre mi cuerpo, me veo frágil, escaneo mis miles de arrugas sin piedad...
@gata




versión 2
En pleno centro lo vi, un viejito vendiendo espejos. Se parece a mi padre, pensé. Le pregunté por el precio, pero eran caros y como antiguos. Le di una moneda, pero no para calmar mi conciencia, sino porque me dije "¿y si mi padre hubiera sido un mendigo?". Seguí el camino a casa después de otro día de trabajo, pensando que la ciudad es como un río, y su curso nos va dejando en distintas orillas... de la vida.
miguel acevedo

1 comentario:

  1. ¡Felicitaciones por este trabajo a dúo! El microcuento de la Xime ¿Jime o Gata? muy poético, pero lo suficíentemente críptico como para que lo tuviera que leer tres veces. El tuyo, Miguel, es más de mi onda y como siempre, me gustó mucho tu escritura (y hasta lo encontré "lindo").

    ResponderEliminar

Wonder Woman, la amazona que arrasa en el cine.

La Mujer Maravilla aparece en los comics en los inicios de la Edad de Oro (1935 – 1956), siguiendo la cronología de DC Comics. En 1938,...